El mal estado de la salud dental española, una historia de terror que nos suena demasiado

Érase una vez una persona que no cuidaba de sus dientes al creer que jamás experimentaría algún problema al respecto en su boca. Es cierto que esa persona vivió con cierta tranquilidad durante algún tiempo, pero con el paso de los años empezó a tener problemas de todo tipo en su boca. Dichos problemas le impidieron comer con la tranquilidad que supone saber que no vamos a padecer dolores. Y fue entonces cuando se terminó dando cuenta de que haberse cepillado los dientes y haber acudido a su dentista una vez al año hubiese sido una inversión, no un gasto de tiempo.