La meditación cambió mi vida

Soy un tío feliz. Que confío en mis posibilidades, que soy capaz de darme cuenta de todo lo que tengo a mi alrededor y valorarlo. De esas personas que no ha necesitado una pandemia para darse cuenta de que soy feliz, de tengo lo que necesito y de que sin mucho se puede ser feliz. Tengo una pareja estupenda y lo mismo hasta nos casamos. Ahora bien, esto no siempre ha sido así. Hoy quiero contar mi historia, pero comenzando desde el final. Como si fuera una película, hacemos un flashback para recordar que hasta llegar a este punto hay que hacer muchas cosas.