Los alimentos de nuestros abuelos vuelven para quedarse

Han tenido que pasar muchos para que nuestra salud física y mental ocupe el primer plano. Siempre ha habido gente preocupada por su bienestar, aunque el ritmo frenético en el que vivimos, las jornadas de trabajo maratonianas, los atascos a los que nos vemos expuestos día sí y día también, las múltiples tareas del hogar que tenemos que afrontar cada vez que llegamos a casa después de trabajar o las tareas escolares de los más pequeños consumen nuestro tiempo y acabamos optando por cualquier comida que se ponga ante nuestros ojos.