6 historias de despedidas de soltero que no llegaron al altar

Primero, la historia detrás de las despedidas de soltero: ¿cómo comenzó la tradición?

Las despedidas de solteros, si bien sabemos que es una tradición muy actual, esta en verdad tienen su origen en la antigüedad, desde la época de la Mesopotamia, en la antigua Esparta e incluso, más adelante, en la vieja Roma.

Por ejemplo, en la antigua Mesopotamia, en primavera se realizaban fiestas antes de la boda de una pareja con motivo de adorar a la diosa de la fertilidad. Estas fiestas de 12 días de duración, eran exclusivas para las mujeres de la sociedad y participaban todas aquellas novias que se casarían durante ese año, como también todas las mujeres relacionadas con la familia y en edad de fertilidad.

Luego, en el siglo V a.C., en Esparta, también encontramos despedidas de solteros, en este caso, con exclusividad para los hombres. Los soldados espartanos organizaban una fiesta previa a la boda en donde contrataban a una mujer que debía seducir al futuro marido. El objetivo en este caso era comprobar la fidelidad del hombre hacia su futura esposa. ¿Cuántos lo habrán logrado?

Pero es en la Edad Media es en donde surge la historia que siempre se ha creído como el origen de las despedidas de solteros. Esta historia de amor se trata sobre una pareja compuesta por un campesino y una burguesa que se veían impedidos de formalizar su amor por la oposición del padre de ella, al ser el campesino pobre y no poder pagar la dote correspondiente.

Los amigos de ambos, al ver el amor que se profesaban, decidieron organizar una fiesta de despedida que tenía como objetivo darles todo lo necesario para que pudieran comenzar su vida, como también darles el dinero para la dote familiar exigida por el padre. Y bueno… ahora vemos como ha evolucionado esta hazaña de amor hasta el presente.

Hoy en día, según Despedidas Hot, expertos en despedidas de solteros, existen cientos de diferentes planes e ideas originales e increíbles para despedir la soltería; desde un día de relax en un spa hasta una fiesta en bote para todos.

Las despedidas de soltero de hoy en día: 5 historias que no llegaron hasta el altar… o no debieron

Solteros fugitivos

Un grupo de amigos, digamos que “bastante creativos,” llegaron a casa del novio para llevárselo de despedida, pero lo hicieron encapuchados y con pistolas de juguete, haciendo creer que era un secuestro. El novio asustado siguió todas las instrucciones, mientras que sus amigos se metieron tanto en el papel que terminaron en las noticias del siguiente día… ¿La invitación a la boda habrá seguido en pie después de esto?

Los declaro marido, mujer y ¡bebé!

Una pareja que llevaba muchos años juntos, esperaban ansiosos la llegada del día de la boda. Cada uno tuvo su despedida por separado, pero a la vuelta del viaje, la chica vino con una sorpresa. ¡Se quedó embarazada de un enano! ¿Habrá logrado caminar hacia el altar con todo y paquete incluido?

A lo Resacón en Las Vegas

Tal cual película de Resacón en Las Vegas, este novio amaneció el día siguiente a su despedida sin idea de que tan bien lo había pasado y ¡lleno de tatuajes!

Despedida de soltero… y de país

Siguiendo con las historias en las que el novio debe replantearse por qué escogió a los amigos que tiene y quizá cambiar de círculo social, en esta ocasión  los amigos del novio decidieron meterlo en un tren cama y este apareció en otro país, sin saber el idioma, sin un duro y a pocos días de la boda. ¿Llegaría a tiempo?

¿Promete quererlo en la salud, la enfermedad y… ¡escayolado en la boda!?

Nuestra última historia más que una anécdota, fue una broma de muy mal gusto. Otra vez, los amigos del novio inventando formas originales y “graciosas” de despedirle la soltería, le escayolaron las piernas al día siguiente de su despedida. Le explicaron que se había caído por culpa de unas copas de más y se había lesionado. Lo gracioso es que continuaron la broma más tiempo y el pobre apareció en la boda con las piernas enyesadas.

Despedida de soltero, sin novio y sin solteros Esta historia empezó cuando Chernow, un joven de 28 años voló desde Nueva York a Chicago para asistir a la despedida de soltero de su amigo Jake. Según lo previsto, el grupo de colegas se reuniría allí con él para dar comienzo a un fin de semana repleto de planes para decir adiós a la soltería de Jake. Pero sus ganas de juerga se truncaron cuando el vuelo en el que volaba el grupo (novio incluido) fue cancelado. Muchos en su situación se hubieran encerrado en el hotel esperando la llegada del resto o hubieran cogido el primer avión de regreso a casa. Pero el protagonista de esta historia más bien decidió plantar cara a la adversidad y seguir adelante realizando todos los planes previsto ¡solo!