Los dolores y problemas dentales, la historia común más repetida de España

Son muchas las personas de nuestro país que sufren algún tipo de problema dental. Son historias que probablemente son completamente diferentes y que poco tienen que ver una con otra. Pero algo sí que tienen en común: que esos problemas dentales provienen de un mal hábito, de un uso incorrecto o insuficiente del cepillo dental. Es el principal problema que tiene que ver con la salud dental en España y que tenemos que resolver para paliar los malos datos que experimenta nuestro país en lo que tiene que ver con este asunto.

Lo peor de todo es que esas historias comunes de las que hablamos afectan a todo tipo de personas. Las personas mayores constituyen uno de los grupos de población más afectados. Esto, quizá, nos lo podíamos llegar a esperar puesto que a muchas de ellas no les enseñaron en su día las ventajas que conlleva el cepillarse los dientes. Pero lo que más preocupante nos parece es que otro de los grupos de población que más afectado se encuentra por los problemas dentales es el de los niños, personas que ya deben forjar su identidad sabiendo las ventajas de cuidar de sus dientes.

Son muchos los niños que tienen problemas con sus dientes en un momento como en el que nos encontramos y son muchos los que tienen una historia que es común: la del consumo excesivo de azúcar que tienen las chucherías y la del escaso interés por el cuidado de sus dientes. Así nos lo han contado los profesionales de la Clínica Dental Odonthos, que además nos han comentado que, eso sí, parece que muchas familias ya están obligando a sus más pequeños a pasar por el dentista para tratar de corregir los problemas que sus dientes les pueden estar ocasionando.

No obstante, huelga decir que lo ideal sería que ningún niño tuviera que pasar por el dentista. Máxime cuando vivimos en una sociedad en la que el cuidado de la salud se mira con lupa en muchos casos. Desde luego, el objetivo a medio plazo de una sociedad como la nuestra debería ser el que los niños presentaran un porcentaje menos de problemas en sus dientes. Para ello, factores como lo son la educación recibida tanto en el colegio como en casa es fundamental. Es la mejor manera para tratar de que se eviten historias que, a fin de cuentas, generan tantas molestias en los niños y en sus familias.

Es un problema social importante

Debemos tener en cuenta que el problema no es solo de los niños, sino que afecta a los diferentes grupos de población que conforman nuestra sociedad. Es lo que viene a decir un artículo que fue publicado en el diario El País que afirma que ni sabemos usar el cepillo de dientes ni lo usamos lo suficiente, la mejor prueba de que todavía hace falta una mayor cultura dental en un país como el nuestro y que todavía son muchas las cosas que quedan por hacer para conseguirla.

Otro artículo, en este caso publicado en el diario El Confidencial, apuntaba los diferentes tipos de problemas que pueden aparecer en nuestros dientes durante diferentes puntos temporales que parten desde nuestro último cepillado. Esto es lo que asegura la noticia:

  • Un día sin cepillarnos hace que se genere una fina placa que utilizarán las bacterias para quedarse en nuestra boca.
  • Después de una semana sin cepillarnos, empieza a aparecer la gingivitis, que para quien no lo sepa es el momento en el que nos empiezan a sangrar las encías. Estos ya son síntomas que indican a las claras que algo no va bien.
  • Un mes después empiezan a aparecer puntos blancos en los dientes que indican que nuestra boca no está siendo cuidada como es debido.
  • Un año después se empiezan a crear agujeros en nuestros dientes y muelas, lo que provoca graves dolores y lo que hace que, de acudir al dentista, ya tengamos que gastar bastante dinero en reparaciones.
  • Cinco años después del último cepillado, los dientes empiezan a ceder y a soltarse, lo que hace que ya sea irremediable que tengamos problemas dentales de calado.

Como veis, todo lo que os venimos comentando es tan real como la vida misma. Por tanto, para evitar tantas historias relacionadas con problemas dentales es ideal que nos pongamos manos a la obra y empecemos a cuidar de nuestros dientes ya mismo. No se pasa realmente bien cuando nos miramos delante del espejo y vemos nuestros dientes amarillos o la falta de alguno de ellos. O cuando sabemos que tenemos halitosis y tenemos que hablar delante de un grupo de personas. Son cosas que hacen más difícil nuestra vida y que, a fin de cuentas, hacen mucho más complicada nuestra felicidad.

El color en las paredes de tu hogar, un sinónimo de alegría y felicidad

El color es siempre un factor diferencia para todo objeto que se precie. Es el elemento que más puede hacer destacar a una cosa o a una persona por encima del resto. Y no cabe duda de que, en una sociedad como en la que vivimos, caracterizada por el fuerte peso que tiene la imagen, eso es realmente importante. A nadie se le escapa el poder que representa el color y también su significado. Porque sí, el color siempre encierra un significado. Y es que no es lo mismo un amarillo pálido que un azul turquesa.

Ese poder que representa el color ha sido utilizado en miles de cosas de manera tradicional. Una de las más habituales es en las paredes de una vivienda. El color blanco parece estar pasando de moda y son muchas las personas que han decidido sustituirlo para darle otro aire tanto al exterior como al interior de su vivienda. La verdad es que esta decisión suele tener consecuencias positivas, siendo la llegada de una mayor alegría al hogar la que, sin duda alguna, destaca por encima del resto. Y es que el poder del color es tremendo en los tiempos que nos ha tocado vivir.

Hay colores que, por supuesto, funcionan al son de las tendencias del momento. Un artículo que fue publicado en el portal web de Trendencias hablaba precisamente de este tipo de cuestiones, destacando un total de 8 colores que van a ser tendencia en este 2020 y que son el blanco roto, el beige, el gris claro, el azul turquesa, el mostaza o amarillo, el coral o terracota o el azul casi negro. Y es que estos colores son frescos y permiten cumplir ese objetivo de dotar de alegría a nuestra vivienda del que hemos hablado en los dos párrafos anteriores.

El portal web de la revista Hola habla de una regla que no conocíamos y que, desde luego, nos parece muy interesante compartir con todos vosotros y vosotras: la regla del 60/30/10. Se trata de combinar colores para las paredes de nuestra vivienda de tal modo que haya un color dominante que cope el 60% del espacio, uno secundario que se haga con un 30% del total y otro que se deje ver en un 10%. Esta regla es básica para conseguir una vivienda que, además de ser alegre, también sea elegante, una cuestión qe no puede pasar desapercibida.

El color influye en el estado de ánimo de las personas y es precisamente por este tipo de cuestiones por las que merece la pena tener pintadas las paredes de nuestra vivienda con los colores que realmente nos aportan mayores dosis de alegría. Los profesionales de una entidad como lo es La Casa del Pintor de Murcia nos han indicado que son muchas las historias que conocen acerca de familias que, en pos de mejorar en lo que tiene que ver con su estado de ánimo, han apostado por colores alegres tanto en el exterior como el interior de su vivienda.

Ver la vida a color nos hará sentir mejor

Está claro que estar rodeados de color nos hará que tengamos, como mínimo, más posibilidades de permanecer alegres. Aunque bien es cierto que la alegría también depende de otra serie de cuestiones que tienen que ver con nuestro trabajo, nuestra familia y otra buena nómina de cuestiones, lo cierto es que el color puede jugar un papel muy importante en nuestras vidas y la verdad es que conviene no olvidarse nunca de las ventajas que nos puede aportar un elemento como del que venimos hablando.

Nuestra experiencia y los conocimientos que tenemos nos indican precisamente lo que os estamos comentando a lo largo de todo este artículo. Y es que la fuerza que tiene el color no puede ser asumida por mucha de las sensaciones que experimenta el ser humano a lo largo de su vida. Desde luego, no cabe la menor duda de que el color es vida y que, si somos capaces de jugar con ello en las paredes de nuestra vivienda, conseguiremos hacer de ella un espacio en el que realmente podamos seguir sintiéndonos a gusto y bien, algo que, por otra parte, no es tan sencillo como parece muchas veces.

Estamos convencidos de que todas esas familias que han apostado por pintar las paredes de su casa de un determinado color que sea diferente al blanco han encontrado la manera de darle a su vida algo más de alegría, una cuestión que ha sido difícil en los últimos años puesto que los problemas económicos de este país han hecho completamente imposible que nos sintiéramos del todo seguros y que no dispusiésemos del dinero necesario para realizar todo aquello que, desde nuestra opinión, nos hubiese hecho disponer de una mejor calidad de vida.

La reproducción asistida permite poner un final feliz a muchas vivencias personales

Tener un hijo o hija es siempre una bendición. Se trata de uno de los asuntos que puede cambiar por completo la vida de una persona y la de una pareja. No cabe la menor duda de que el número de obligaciones aumenta de una manera exponencial en muy poco tiempo pero que, desde luego, nada hay que nos pueda hacer pensar que nos pueda hacer pensar que esto no hace feliz a las familias. Por el contrario, se trata, según lo que apuntan los mismos padres y madres, de uno de los momentos más felices en la vida de la gente.

Sin embargo, no cabe la menor duda de que no todo es tan fácil. En los últimos años, hemos tenido constancia de que han existido muchos casos en los que, por circunstancias físicas, una pareja no puede tener descendencia. Se trata de una situación que es bastante preocupante a nivel psicológico. Y es que saber que no se puede tener hijos puede acarrear unas consecuencias que pueden ser fatales a la hora de conseguir nuestra felicidad y para intentar disfrutar de todo lo que nos puede deparar esta vida.

Un texto que fue publicado en el portal web del diario Statista informaba de que la tasa de fecundidad en el mundo sigue bajando de una manera realmente importante. El nivel de vida que llevamos a día de hoy, en el que el estrés lo envuelve prácticamente todo, parece ser una de las causas por las que este tipo de problemas continúe en aumento en los tiempos que corren. Y es que es muy difícil concebir en una situación como la que estamos describiendo, ya sea por motivos relacionados con la falta de tiempo o por razones psicológicas que, como hemos visto, las hay.

El texto al que hemos hecho referencia habla también de cómo están aumentado los tratamientos de reproducción asistida en un país como el nuestro. Y es que no es para menos. Existen historias de muchas familias que, después de haber sido informadas de la imposibilidad para realizar fecundaciones de manera natural, han apostado por este tipo de técnicas para conseguir su propósito. Ha sido la vía en la que muchas parejas han encontrado la manera de dibujar un final feliz en lo que respecta a su posibilidad para tener descendencia. Un final que, por otra parte, es de justicia.

España contiene ya ocho millones de historias como la que acabamos de comentar desde que el primer bebé nacido a través de este tipo de tratamientos llegara hasta nuestras vidas, hace ya más de 40 años, tal y como informaba la noticia que os hemos enlazado de la página web de Radio Televisión Española. Ha sido una batalla larga la de conseguir que este tipo de situaciones se normalice, pero poco a poco parece que la sociedad en su conjunto parece ver este tipo de tratamientos como plausibles. Solo unos pocos ensalzados y chapados a la antigua parecen mantenerse en contra.

Han sido muchas las personas que han padecido problemas psicológicos en España a causa de la imposibilidad de traer hijos e hijas al mundo. Superar una situación como tal no es fácil y ha conducido a mucha gente hacia la infelicidad más absoluta. Pero, por suerte, las cosas han cambiado. Según los profesionales de Ivi Global Education, una entidad especializada en el aprendizaje y la enseñanza a personas interesadas en dedicarse a investigar y tratar la reproducción asistida, en muy pocos años se ha conseguido dar respuesta a todas las demandas y todos los problemas que presentaban personas que, otrora, no tuvieron la opción de tener descendencia. La de esta ciencia es una historia de superación y de bien para nuestra sociedad.

La mejora de la tecnología, clave

Hay que tener en cuenta una cosa. Y es que la evolución tecnológica siempre irá en beneficio de un aspecto como lo es la ciencia. De hecho, gracias a que la primera existe, la segunda ha podido desarrollarse. Y gracias a cuestiones como esta se ha desarrollado una ciencia como la de la reproducción asistida, que desde luego está detrás de la felicidad de muchas personas y del hecho de que hayan tenido la opción de formar una familia, que es el propósito de mucha gente a medida que se va haciendo adulta.

Finalmente, hay que tener en cuenta otra cosa. Son muchas las personas que, a causa de males sociales como el exceso de trabajo, la presión laboral o el estrés, van a seguir teniendo problemas en lo que tiene que ver con concebir a un hijo o hija. Para todas esas personas, sabed que existe una solución que pondrá un broche de oro a vuestra historia: la reproducción asistida. Y que nadie os diga que estáis locas. Estáis persiguiendo un sueño y, como tal, ese sueño merece ser cumplido.