Hay historias que nos demuestran que decorar no tiene por qué ser caro

Estamos en un momento en el que la sociedad de la imagen gobierna con puño de hierro toda impresión personal que pueda desprenderse de nosotros y nosotras. Está claro que elementos como las redes sociales son los que se encargan de juzgar no solo a las personas, sino también a los lugares. Es evidente que hay que poner toda la carne en el asador para adaptarnos a esa sociedad de la imagen, algo que no es fácil y que ha implicado un cambio de mentalidad que es realmente importante. Y eso no ha sido fácil.

Una de las cosas que más se valora en los tiempos que corren en lo que no tiene que ver estrictamente con las personas es la manera en la que tenemos de decorar nuestra vivienda. Es decir: ya no solo se tiene en cuenta la imagen que desprende alguien con su cuerpo o con la ropa que lleva puesta, sino que ahora también se valora, y con mucho detenimiento, la manera en la que se han encajado diferentes elementos que forman parte de las viviendas para dotarlas de un estilo o de otro. Y es que ese tipo de cuestiones también tienen cabida en las redes sociales.

Pero, ¿cuánto gastamos en este país para decorar nuestras viviendas? La verdad es que a eso nos da respuesta un artículo que fue publicado en el portal web Vivir Hogar, en el que se apunta que el 80% de los españoles asegura que se gasta un máximo de 1.000 euros al año en este tema. Se trata de un montante importante, pero tampoco excesivo. Sabemos que la decoración es elemental en una vivienda, pero tampoco pensamos que eso sea más importante que otro tipo de cuestiones como lo pueda ser la calidad de vida, por ejemplo.

Un importante portal web argentino destacaba el importe que, a juicio de su redacción, puede ser necesario para realizar la decoración de una vivienda. Ese importe es de 15.000 dólares, algo que a nosotros la verdad es que nos resulta realmente excesivo. Y es que creemos firmemente que no hace falta gastarse ese dineral para conseguir una casa bonita. Se puede ser muy práctico, muy eficaz y muy original aunque nos gastemos solo 1.000 euros, como decíamos en el párrafo anterior. Pero hay que tener claro dónde podemos aspirar a eso.

Decorar no tiene por qué ser caro ni mucho menos. Existe una concepción generalizada de lo que ha sucedido con algunas personas que, al decorar su casa, han gastado una cantidad importante de dinero. Pero lo cierto es que hay maneras de evitar estas situaciones, hay historias que son muy diferentes a esas. Y es que, para decorar, no hace falta tirar la casa por la ventana. Podemos decorar el exterior de nuestra vivienda con, por ejemplo, un toldo de los colores que elijamos. Esa es una práctica que es cada vez más recurrente. Así es como nos lo han contado los profesionales de Toldos Clot, especializados precisamente en este tipo de objetos.

El color, principal elemento para la decoración

Si hay algo que tenga que ver con la decoración, eso es sin duda el color, que es un elemento que nunca puede faltar si queremos hacer de un lugar algo atractivo. Esta es una ventaja tremenda para todas aquellas personas que estamos interesadas en la decoración, puesto que el color nos lo pueden dar objetos que teóricamente son muy baratos, como es el caso de, precisamente, los toldos. No cabe la menor duda de que esto es algo que a todo el mundo le permite tener acceso a la consecución de una vivienda mucho más alegre.

Estamos en un momento en el que todo lo que sea colorido es ventajoso en términos de decoración, y la verdad es que un toldo, algo que nadie podría pensar que es un elemento clave para favorecer esa decoración, puede resultar muy útil para ello. Y tenemos que aprovecharlo, porque además es un objeto al que tenemos acceso todo el mundo y que se puede encontrar relativamente fácil en el mercado. A esto nos referíamos con el hecho de que no hace falta tirar la casa por la ventana para acertar con nuestra decoración.

Hay que tener en cuenta otra cosa de la que no nos podemos olvidar nunca. Y es que la decoración es algo que está muy sujeto a las tendencias. Y las tendencias cambian. Siempre será más fácil y más barato cambiar un toldo que cambiar todo un enjambre de cosas, algo que siempre va a ser más caro, más difícil y, sobre todo, que nos va a llevar mucho más tiempo. Cada persona, como es lógico, es libre de decidir por sí misma. Pero hay cosas que funcionan y cosas que no.

Decora espacios pequeños

Hay quien pone por delante la estética y hay quien pone por delante la eficiencia pero la realidad es que no es necesario elegir una u otra. Según Ana Silván,  reconocida decoradora, solo hay que tener un buen proyecto, organizado, pensado y diseñado para conseguir los objetivos que nos hemos marcado, y entonces son tendrá que primar nada sobre nada. Y es que hoy en día, teniendo en casa que la mayoría de  viviendas de obra nueva no superan los 80 metros cuadrados, e incluso menos, hay que tener muy claro qué es lo que queremos conseguir en cada espacio.

De hecho, diría yo, que tener una vivienda en un bloque de apartamentos o en un edificio de gran ciudad donde los metros útiles superen los 80 ya es tener una suerte importante, sobre todo si hablamos de una familia media cuyo presupuesto para vivienda no es demasiado elevado. Y es que antes, aunque tampoco se podía acceder a cierto tipo de casas, las viviendas eran amplias y permitían la convivencia cómoda a familias grandes. Hoy en día tener una casa más o menos espaciosa puede significar tres cosas: o has heredado, o tienes muy buenos sueldos o has comprado de segunda mano para reformar poco a poco. No hay más, las viviendas de nueva construcción con pisos grandes cuestan demasiado y las que tienen precios más o menos asequibles puede que tengan buenos acabados, o por lo menos aceptables, pero no serán todo lo amplias que nos gustaría.

Almacenaje

Hay que tener clara una cosa, en una vivienda con espacios limitados lo primero que tenemos que hacer es buscar espacios de almacenaje.

Si bien es verdad que es mucho mejor guardar solo lo imprescindible, la realidad es que tarde o temprano nos hará falta espacio para acumular. Y es que el ser humano es así, puede que haga más de un año que no usas un producto pero “por si acaso” hay que guardarlo.

En este aspecto deberíamos parecernos más a Marie Kondo y deberíamos empezar a tirar ya todo aquello que hace más de 12 meses que no hemos usado, ni una sola vez, pero hoy por hoy hay mucha gente que aún no está por la labor. Así que, ¿qué podemos hacer? Pues seamos realistas, cuando hablamos de viviendas de espacios reducidos la respuesta está en los armarios empotrados (si los hubiera) o en los armarios a medida.

Como bien nos cuentan en Sidón Armarios, hay rincones desperdiciados en la mayoría de las viviendas. Y es que, por muy bueno que sea el arquitecto que diseñó los planos del edificio, la realidad es que es muy fácil que haya una esquina muerta en la vivienda o que, por espacio en el terreno, haya alguna habitación que al no ser exactamente cuadrada o rectangular, o incluso por no tener las paredes verdaderamente rectas, cuentan también con rincones de difícil acceso o difícil decoración.

Lógicamente, intentar instalar un armario estándar, o incluso una estantería estándar, en esos rincones es prácticamente imposible, pero si optamos por un armario a medida la cosa cambia. Con ellos, de pronto, pasamos de tener un espacio inservible a tener un espacio nuevo de almacenaje.

Materiales

Y es que la madera nos permite trabajar en prácticamente cualquier espacio. Pensemos, por ejemplo, en el suelo. Hay suelos resistentes y muy estéticos que combinan con prácticamente cualquier estilo decorativo fabricados con piedra natural, hormigón, vinilo o azulejos pero nada como la madera y cuando hablo de “madera” hablo también de derivados. En Tarimas Selectas nos explican cómo pueden instalar una tarima prácticamente adaptada al milímetro de cualquier tipo de espacio, algo que hay que reconocer que también ocurre con suelos de hormigón pero no así con suelos de piedra pues, para evitar huecos y juntas hay que utilizar otros materiales como la masilla o similares.

Con las tarimas esto no ocurre. Sí es verdad que necesitan otros materiales para conseguir un acabado perfecto, pero a la hora de visualizar el espacio, no hay juntas, hay huecos rellenos, no hay juntas, todo es una única superficie idéntica que estéticamente consigue un efecto de amplitud que otros suelos no pueden aportar lo que, para espacios reducidos, es perfecto.

Ahora bien, ¿es la madera el único material con el que podemos jugar a amueblar y decorar todo a medida? Por supuesto que no. De un tiempo a esta parte ha surgido un nuevo material que está consiguiendo un efecto fantástico en ciertas estancias, hablo del acero inoxidable. En Danvimet nos han explicado cómo lo que antes solo se utilizaba en hospitales o restaurantes para fabricar mesas de trabajo y demás, ahora puede usarse para casi cualquier necesidad. Con acero inoxidable pueden car grifería, pasamanos, barandillas, taburetes, patas de mesa (incuso mesas completas), maceteros, puertas, etc. Y es que, hoy en día, el acero inoxidable se ha convertido en un material muy utilizado en decoraciones industriales, tan demandadas en lofts y espacios únicos.

Y es que, si vamos a empezar a vivir en pequeño, hay que saber adaptarse tanto a nivel de mobiliario como de estética y saber que hay ciertos materiales, y cierta decoración, que favorece más que otra.

Todo lo que debes saber para elegir los nuevos suelos de casa

Aventurarnos en una remodelación siempre es complicado, sobre todo cuando se trata de trabajos mayores, como eliminar o construir paredes, acondicionar espacios exteriores en su totalidad, cambiar distribución de espacios, etc. Y una de las cosas que es especialmente difícil es cambiar los suelos, pues hay una serie de detalles que sino son cuidados, pueden generar muchos problemas en muy poco tiempo.

Es por ello que elegir sabiamente los tipos de suelo, es una de las tareas principales ante cualquier trabajo mayor a realizar en casa. Y para ayudarnos a crear una lista que pueda mostrar las ventajas de diferentes suelos, conversamos con Stocknet, especialistas en venta de todo tipo de productos de limpieza online, papel y maquinaria de limpieza, quienes nos hablaron desde su experiencia en el cuidado de lo suelos y nos recomendaron los suelos más nobles tanto para exteriores como para interiores.

Suelos para exteriores

Los suelos para exteriores deben ser mucho más resistentes a los cambios ambientales, pues son los que estarán por una cantidad de tiempo ilimitada sometidos a los desgastes propios de la intemperie, y debemos asegurarnos de que no sufran desgaste, que perduren en el tiempo, que parezcan intactos y nuevos, pero que además cuenten con los mejores diseños y acabados

Madera

Otorga una sensación de estado natural, es uno de los materiales que más se busca por su belleza estética y es antideslizante, ideal para un jardín con piscina. Su versatilidad le permite ser combinada con diferentes materiales sin perder su atractivo, pero necesita de mantenimiento continuo, que pudiera ser una desventaja a largo plazo.

Versátil Composite

Imita a la madera natural de una forma exquisita, cuenta con diseños y acabados múltiples que pueden ser adaptados al gusto de quien la va a adquirir. Es elaborado a base de resinas sintéticas completamente reciclables, por lo que no se agrieta ni pudre. Una desventaja de este material, es que de romperse alguna pieza, repararla o reponerla puede ser bastante complicado, lo que sacrificaría la estética general del suelo.

Cemento

Los suelos de cemento u hormigón pulido son de un material muy versátil que sirve tanto para interiores como exteriores. Es de fácil instalación y bajo coste. Una desventaja de este suelo es que no tiene un gran impacto visual por su diseño continuo, sin embargo existen diferentes tipos de cemento y puedes escoger el que más se adapte a las necesidades propias del espacio.

Piedra

El suelo de piedra es uno de los materiales más imponentes por su belleza, tanto en su estado natural como pulida. Es un material de gran durabilidad el cual no necesita mantenimiento. Su uso es recomendable en jardines que cuentan con abundante vegetación. Una desventaja de este suelo es que es costoso y necesita mucho cuidado con la instalación. Aunque ciertamente a largo plazo genera pocos gastos de mantenimiento.

Ceramica

La cerámica es por tradición uno de los materiales favoritos en reformas, existen varios tipos de este material como la cerámica de barro la cual presenta un acabado menos refinado dando un aire rústico al espacio. Ideal para exteriores amplios tipo patio con jardines y arbustos. Es fácil de instalar y tiene una gran durabilidad.

Suelos para interiores

Ahora bien,los suelos para interiores necesitan adaptarse a las necesidades propias del espacio y de quienes van a vivir en él, es por eso que hay que escogerlos teniendo la mayor información posible a la mano, de forma que sepamos cual es más conveniente para nuestro estilo de vida y para nuestra propiedad.

Marmol

Los suelos de mármol son los suelos de piedra más comunes en las viviendas en nuestro país, especialmente en el Sur de España. Son muy apreciados, porque el mármol es una piedra noble de innegables cualidades estéticas, inalterable al paso del tiempo. Tienen múltiples ventajas como su belleza, resistencia y riqueza cromática y originalidad ya que al ser una piedra natural, nunca hay dos suelos iguales. Tiene como desventajas que son suelos fríos y necesitan mantenimiento (pulido), tendencia a mancharse y requieren de productos específicos para su limpieza y cuidado.

Ceramica

Los suelos cerámicos o gres son un clásico en los interiores de las viviendas. De hecho, en España tenemos los mejores fabricantes de suelos cerámicos, que exportan a decenas de países y renuevan tendencias cada poco tiempo. Si no quieres renovar cada poco tiempo, lo ideal es optar por suelos cerámicos de un color neutro y un formato clásico, por ejemplo, cuadrado. Varían mucho en calidades, por lo que no es recomendable elegir el suelo más barato., Entre sus ventajas podemos destacar que son suelos muy limpios y fáciles de mantener. Y como desventajas podemos hablar de que resultan fríos, y cuando la calidad no es buena, se rayan enseguida y pueden romperse con facilidad al caer objetos pesados sobre ellos.

Madera

Los suelos de madera son cálidos, acogedores y cuentan con las ventajas y la estética inimitable de los materiales naturales, razón por la que siguen siendo el material de elección al cambiar el suelo en muchas reformas de casas. Como ventajas los suelos de madera son aislantes térmicos (protegen del frío y del calor), confortables y agradables al tacto, y muy higiénicos, porque no acumulan ácaros del polvo. Mientras que como desventajas, son más caros que los suelos de otros materiales, necesitan mantenimiento (acuchillado) periódico y son delicados en su limpieza por su alta absorbencia. A veces no resisten bien los cambios bruscos de temperatura, aunque depende de mucho de si se ha realizado una buena colocación. En ambientes muy secos, conviene humidificar el aire para evitar que se separen las lamas.

Microcemento

El microcemento, se puede aplicar sobre una gran variedad de soportes con un mínimo espesor. Su aplicación es rápida, si bien es cierto que necesita un tiempo de “curación” en el que no se puede transitar. Entre sus ventajas podemos destacar que su estética mineral es muy agradable y permite realizar reformas parciales limpias, ya que no se genera escombro. Las desventajas son que no se pueden limpiar con productos abrasivos como la lejía ni resisten la acción de los ácidos. Son delicados porque se rayan fácilmente; hay que poner protectores en patas de muebles, sillas, etc.

Sin duda, la elección de los suelos sea para interiores o exteriores dependerá mucho de las necesidades propias de cada grupo familiar, empresa, pareja o individuo, lo que sí es muy necesario, es elegir el material que más se adapte a esas necesidades y que sea sencillo de mantener, pues el ritmo de vida actual, es muy complejo como para dedicar demasiado tiempo en proteger y cuidar los suelos.

Ahora bien, buscar inspiración para remodelar, renovar o restaurar nuestros espacios es muy sencillo y si no estamos muy seguros, hablar con un especialista siempre puede ser nuestra mejor herramienta, no solamente para definir el estilo que queremos, sino para que nos hable de la calidad de cada uno, del tiempo de instalación y de los costos propios de cada uno de ellos.

El color en las paredes de tu hogar, un sinónimo de alegría y felicidad

El color es siempre un factor diferencia para todo objeto que se precie. Es el elemento que más puede hacer destacar a una cosa o a una persona por encima del resto. Y no cabe duda de que, en una sociedad como en la que vivimos, caracterizada por el fuerte peso que tiene la imagen, eso es realmente importante. A nadie se le escapa el poder que representa el color y también su significado. Porque sí, el color siempre encierra un significado. Y es que no es lo mismo un amarillo pálido que un azul turquesa.

Ese poder que representa el color ha sido utilizado en miles de cosas de manera tradicional. Una de las más habituales es en las paredes de una vivienda. El color blanco parece estar pasando de moda y son muchas las personas que han decidido sustituirlo para darle otro aire tanto al exterior como al interior de su vivienda. La verdad es que esta decisión suele tener consecuencias positivas, siendo la llegada de una mayor alegría al hogar la que, sin duda alguna, destaca por encima del resto. Y es que el poder del color es tremendo en los tiempos que nos ha tocado vivir.

Hay colores que, por supuesto, funcionan al son de las tendencias del momento. Un artículo que fue publicado en el portal web de Trendencias hablaba precisamente de este tipo de cuestiones, destacando un total de 8 colores que van a ser tendencia en este 2020 y que son el blanco roto, el beige, el gris claro, el azul turquesa, el mostaza o amarillo, el coral o terracota o el azul casi negro. Y es que estos colores son frescos y permiten cumplir ese objetivo de dotar de alegría a nuestra vivienda del que hemos hablado en los dos párrafos anteriores.

El portal web de la revista Hola habla de una regla que no conocíamos y que, desde luego, nos parece muy interesante compartir con todos vosotros y vosotras: la regla del 60/30/10. Se trata de combinar colores para las paredes de nuestra vivienda de tal modo que haya un color dominante que cope el 60% del espacio, uno secundario que se haga con un 30% del total y otro que se deje ver en un 10%. Esta regla es básica para conseguir una vivienda que, además de ser alegre, también sea elegante, una cuestión qe no puede pasar desapercibida.

El color influye en el estado de ánimo de las personas y es precisamente por este tipo de cuestiones por las que merece la pena tener pintadas las paredes de nuestra vivienda con los colores que realmente nos aportan mayores dosis de alegría. Los profesionales de una entidad como lo es La Casa del Pintor de Murcia nos han indicado que son muchas las historias que conocen acerca de familias que, en pos de mejorar en lo que tiene que ver con su estado de ánimo, han apostado por colores alegres tanto en el exterior como el interior de su vivienda.

Ver la vida a color nos hará sentir mejor

Está claro que estar rodeados de color nos hará que tengamos, como mínimo, más posibilidades de permanecer alegres. Aunque bien es cierto que la alegría también depende de otra serie de cuestiones que tienen que ver con nuestro trabajo, nuestra familia y otra buena nómina de cuestiones, lo cierto es que el color puede jugar un papel muy importante en nuestras vidas y la verdad es que conviene no olvidarse nunca de las ventajas que nos puede aportar un elemento como del que venimos hablando.

Nuestra experiencia y los conocimientos que tenemos nos indican precisamente lo que os estamos comentando a lo largo de todo este artículo. Y es que la fuerza que tiene el color no puede ser asumida por mucha de las sensaciones que experimenta el ser humano a lo largo de su vida. Desde luego, no cabe la menor duda de que el color es vida y que, si somos capaces de jugar con ello en las paredes de nuestra vivienda, conseguiremos hacer de ella un espacio en el que realmente podamos seguir sintiéndonos a gusto y bien, algo que, por otra parte, no es tan sencillo como parece muchas veces.

Estamos convencidos de que todas esas familias que han apostado por pintar las paredes de su casa de un determinado color que sea diferente al blanco han encontrado la manera de darle a su vida algo más de alegría, una cuestión que ha sido difícil en los últimos años puesto que los problemas económicos de este país han hecho completamente imposible que nos sintiéramos del todo seguros y que no dispusiésemos del dinero necesario para realizar todo aquello que, desde nuestra opinión, nos hubiese hecho disponer de una mejor calidad de vida.