Da igual como venga el invierno

Image source - Pexels.com
¿Cómo se avecina el invierno? Yo ahora mismo lo veo un poco negro. Por un lado tengo esa pequeña esperanza de que la segunda ola de contagios de COvid19 no sea tan alarmante como la primera y se pueda seguir con una vida más o menos normal, aunque siempre teniendo la prevención como base de cualquier situación en la que podamos encontrarnos y, por supuesto, evitando contactos innecesarios y aglomeraciones. Por otro lado los datos me dicen que esto va en aumento y que en un mes o dos estaremos de nuevo confinados en casa. Por ahora es un misterio.
Image source - Pexels.com
¿Cómo se avecina el invierno? Yo ahora mismo lo veo un poco negro. Por un lado tengo esa pequeña esperanza de que la segunda ola de contagios de COvid19 no sea tan alarmante como la primera y se pueda seguir con una vida más o menos normal, aunque siempre teniendo la prevención como base de cualquier situación en la que podamos encontrarnos y, por supuesto, evitando contactos innecesarios y aglomeraciones. Por otro lado los datos me dicen que esto va en aumento y que en un mes o dos estaremos de nuevo confinados en casa. Por ahora es un misterio.

¿Cómo se avecina el invierno? Yo ahora mismo lo veo un poco negro. Por un lado tengo esa pequeña esperanza de que la segunda ola de contagios de COvid19 no sea tan alarmante como la primera y se pueda seguir con una vida más o menos normal, aunque siempre teniendo la prevención como base de cualquier situación en la que podamos encontrarnos y, por supuesto, evitando contactos innecesarios y aglomeraciones. Por otro lado los datos me dicen que esto va en aumento y que en un mes o dos estaremos de nuevo confinados en casa. Por ahora es un misterio.

A veces incluso aparece ese yo egoísta que se quiere coger a un clavo ardiendo con el fin de no tener que volver a ese Estado de Alarma con las calles vacías y encerrados en casa sin poder salir para prácticamente nada y entonces leo noticias como la que vi ayer mismo sobre la comparecencia del presidente Pedro Sánchez que decía que el Gobierno apoyará a las comunidades que se vean en la necesidad de decretar su propio Estado de Alarma. En otras palabras, que si Madrid, Barcelona o Bilbao tienen que cerrarse se podría hacer sin necesidad de decretar el confinamiento de todo el país así que, con suerte, en mi ciudad de residencia podemos seguir en esa nueva normalidad o en alguna fase más preventiva pero sin llegar al confinamiento vivido en los meses pasados.

Sea como sea, la realidad es que las cosas no van bien, así que más nos vale hacernos a la idea.

No obstante también hay que ser un poco positivos porque, de lo contrario, acabaríamos todos en un estado de depresión global que hundiría a todo el país en un pozo lleno de lodo, y no hablo solo dela economía, sino de todo lo que conllevaría que una gran parte de la población acabase con problemas psicológicos a causa del Covid19.

Tenemos que ser creativos, pensar en todas las posibilidades que se avecinan y luego plantearnos qué podríamos hacer en ellas para encontrarnos un poco mejor. Por eso hemos hablado con tres agencias de actividades, Ecoactiva, Naturacion y Ocio Aventura Cerro Gordo, y les hemos preguntado qué podríamos practicar sin contacto directo con otras personas.

El motivo de hablar de actividades de montaña es sencillo, las urbes siempre van a tener más aglomeraciones que los pueblos o las pequeñas localidades españolas y si tenemos la oportunidad de salir de nuestra rutina, hacerlo en un espacio al aire libre y sin peligro de contagio sería lo más acertado.

Actividades al aire libre

  • Rutas 4×4: conducir un 4×4 en plena naturaleza puede ser una experiencia increíble. Desde la comodidad de un vehículo amplio con grandes ventanales, podemos atravesar y cruzar ríos con poca profundidad, caminos rurales, campos empedrados e incluso realizar ascensos que con vehículos normales no podríamos hacer. Gracias a eso podemos llegar hasta espacios naturales impresionantes, ver especies de animales en su hábitat natural, aprender sobre la flora y la fauna de reservas naturales y conocer entornos espectaculares e impresionantes. Todo eso, junto a nuestra familia y sin necesidad de contacto con personas externas al núcleo familiar. Eso sí, en caso de necesitar guía todos los ocupantes del vehículo deberán llevar la mascarilla en todo momento y evitar el contacto con dicha persona.
  • Piragüismo: pensar en practicar este deporte de cara el invierno da un poco de frío pero la realidad es que con un buen neopreno, y siendo un poco valientes, podemos navegar con nuestra piragua embalses, lagos e incluso ríos. Eso sí, dependiendo de la habilidad de cada uno se recomendaría realizar la actividad en un área u otra. Este deporte se puede practicar en piraguas individuales y también en piraguas para dos e incluso tres personas. Si lo practicas en familia, con tus convivientes de domicilio, no hay ningún problema, y si lo practicas en grupo con un guía especializado tampoco tendría por qué haberlo ya que la distancia social estaría totalmente asegurada de una piragua a otra.
  • Rutas Segway todoterreno: este tipo de ruta es divertida y nos permite recorrer más kilómetros, en menos tiempo, que cuando hacemos rutas a pie. Mantener la distancia de dos metros con los otros participantes de la actividad es sencillo y además, al no hacer un ejercicio excesivo, podemos llevar las mascarillas siempre puestas. Gracias a estos vehículos a motor podemos llegar a espacios naturales increíbles y conseguir unas vistas impresionantes sin tener que esforzarnos lo más mínimo y esto convierte esta actividad en la idónea para ser practicada por todos los públicos, desde niños hasta personas en edad avanzada con buena movilidad y equilibrio.
  • Senderismo: del mismo modo que las rutas en segway mantener la distancia con otros participantes en la actividad es sencillo pues no se necesita el contacto en ningún momento. Tanto si vamos en familia, con amigos o incluso con un guía, podemos caminar, reírnos, hablar y disfrutar de la naturaleza del entorno con total seguridad.
  • Tiro con arco: otra actividad que podemos realizar de forma segura. Para ello, basta con limpiar el arco y las flechas cada vez que cambiemos de usuario y, por supuesto, mantener la distancia social recomendada de metro y medio y portar las mascarillas en todo momento. Es una actividad apta para todos los públicos, como las rutas en segway, y además de divertida nos ayuda a concentrarnos y aumentar nuestra capacidad de equilibrio y puntería. Es una actividad perfecta para mejorar la habilidad psicomotriz en los niños.
  • Tirolina: esta actividad es para valientes que no tengan vértigo pero sí muchas ganas de pasárselo bien y generar algo de adrenalina. Cada participante lleva su propio arnés, previamente desinfectado, y realiza la actividad de forma individual, por lo que no conlleva riesgo ninguno. Solo tendrá contacto directo con los monitores en el momento en el que estos se acerquen para asegurarse de que los enganches y los sistemas de seguridad están correctamente instalados con el fin de que los participantes no sufran daño alguno. En esos momentos, por supuesto, y en toda la actividad, todos deberán llevar mascarillas higiénicas.

Otras actividades que requieren algo más de destreza pero también serían totalmente seguras son la espeleología, el barranquismo, el rápel, la escalada, el rafting y el paintball. Para los niños también se pueden realizar actividades más adaptadas a ellos como el blog jump infantil, las travesías en kayak o incluso las gymkanas.

Actividades en casa

¿Y qué pasa si acabamos de nuevo confinados en casa? Entonces los datos serán mucho peor de lo que todos queremos y nos habremos visto obligados a vivir un nuevo encierro que durará lo que se estime necesario. Llegados a este punto debemos pensar en actividades en familia, donde tantos los adultos como los niños puedan pasarlo bien y distraerse de todo lo que está pasando.

  • Sesiones de cine
  • Juegos de mesa
  • Manualidades
  • Chapuzas en casa
  • Juegos creativos como “las películas” o el Pictionary casero, etc.
  • Juegos activos como el escondite, la búsqueda del tesoro o el “frío y caliente”.
  • Cocinar en familia
  • Hacer picnics e incluso acampar en el jardín/terraza/balcón/salón
  • Hacer una sesión de fotos divertidas
  • Jugar al teatro de sombras
  • Hacer marionetas con ropa y calcetines viejos
  • Leer
  • Colorear y dibujar
  • Hacer slime o plastilina casera
  • Visitar museos y monumentos online
  • Visitar otros países con Google
  • Hacer un concurso de chistes
  • Tarde de karaoke
  • Deporte de interior
  • Hacer puzles
  • Hacer fiestas temáticas, con comida tematizada, disfraces caseros e incluso juegos de inspiración temática.
  • Hacer un baile familiar.
  • Etc.

Pase lo que pase, y venga como venga el invierno, sed creativos, estad despiertos y sobre todo, no os hundáis.

artículos relacionados

Otras historias que pueden interesarte

Copas de vino personalizadas

Copas de Vino personalizadas son una interesante opción desde todos los puntos de vista, pues son de lo más recomendables cuando nos encontramos en esas ocasiones que siempre merecen un brindis. Hablamos de los aniversarios, las bodas, los cumpleaños, etc. Hay que tener en cuenta que contar con una copa personalizada es un lujo al que se puede acceder sin demasiados problemas para todos los bolsillos. Desde Cristafiel, una empresa que lleva años especializada en este sentido, creen que los caldos necesitan ser acompañados por copas de calidad, pero si además se pueden personalizar, se marcan diferencias. No lo dicen por decir, pues al estar en una de las regiones más importantes del vino español lo dicen con conocimiento de causa. Este tipo de copas son personalizadas con el texto que se quiera y termina siendo grabado con láser de manera directa sobre el cristal. Todo ello logra  obtener un regalo atemporal y de gran elegancia donde el diseño no se va a borrar con el paso del tiempo.

LEER MÁS »

Casarte en tiempos de coronavirus

La verdad es que no suelo contar historias en las redes sociales ni en blogs, pero lo que he vivido en los últimos meses es para contarlo. Un momento para recordar, pedir disculpas y sobre todo agradecer lo que viví. Y es que yo pertenezco a ese grupo de personas que se han casado en tiempos de pandemia. Nunca pensé que el coronavirus me lo iba a poner tan difícil. Como os decía, no suelo utilizar las redes ni subir nada personal, pero por aquí es por donde puedo llegar al mayor número de amigos que asistieron a nuestra boda. No para nada en especial, sino para poder daros las gracias por todo, por asistir y acompañarnos, por ser respetuosos con la situación que vivimos todos, por saber divertiros con todas las pegas y limitaciones que nos han impuesto y que caray, ¡que sois geniales!

LEER MÁS »