La historia de la pizarra

Está muy presente en nuestra vida. Más de lo que te piensas. Y la verdad es que la historia de la pizarra tiene mucho que contar. Por eso, hoy te contamos todos los secretos sobre este material del que en los últimos años España se ha convertido en el primer productor. Pero como diría aquel, vamos por partes.

Historia

La pizarra es una roca metamórfica homogénea formada por la compactación de arcillas a altas temperaturas. Se presenta generalmente en un color opaco azulado oscuro y se divide fácilmente en lajas u hojas planas, siendo por esta característica utilizada en cubiertas y como antiguo elemento de escritura. Además, procede de la transformación de ciertas rocas sedimentarias, como las arcillas, que son sometidas a fuertes presiones originadas por movimientos tectónicos (procesos que causan, por ejemplo, la formación de montañas).

Características

La característica fundamental de la pizarra es la impermeabilidad. La pizarra tiene como característica esencial de asegurar una perfecta impermeabilidad del tejado, la pizarra protege de la lluvia, la nieve, el viento etc. Además, la pizarra es constante e inalterable en el tiempo y resiste perfectamente a la humedad, al viento, la nieve y a las contaminaciones atmosféricas. La utilización de la pizarra es sinónimo de longevidad y muchos edificios antiguos de calidad están cubiertos con pizarra.

Y te sentirá muy bien para el bolsillo. La utilización de la pizarra como material de cubiertas es una elección más económica de lo que pueda parecer a primera vista, si tenemos en cuenta la longevidad de la pizarra y el mantenimiento mínimo que necesita. La colocación de la pizarra en si es muy económica, puesto que necesita solamente un gancho o un clavo para colocarla, contrariamente a un producto artificial o de sustitución que necesita complementos especiales y costosos.

Producción

No solo España es número uno en Turismo o en deporte, también lo somos en la producción de la pizarra. Y es que nuestro país es el mayor productor y exportador de pizarra en el mundo, con una cuota mundial en torno al 90 % en el año 2000.​ Siendo una de las industrias más importantes de la nación. Gales, Alemania y Francia durante los siglos XIX y XX zonas de gran tradición y elevada producción de pizarra del mundo. El agotamiento de sus reservas de pizarra natural durante la parte final del siglo XX explican el auge de los productores españoles. ¿De dónde salen? Pues existen importantes yacimientos en El Bierzo, Cabrera (León), Valdeorras (Ourense), Ortigueira (La Coruña), Riofrío de Aliste, Palazuelo de las Cuevas (Zamora), Bernardos (Segovia) y Villar del Rey (Badajoz). La empresa española Cupa Pizarras, con sede en la Comarca de Valdeorras, fue considerada en 2014 y 2015 como líder mundial en producción y comercialización de pizarra en el mundo.

Así se trabaja la pizarra

Y después de la práctica teórica, vamos con la práctica. Para ello nos ponemos en contacto con Pizarras y Derivados para que nos cuenten cómo es su proceso. El proceso de elaboración de la pizarra comienza con la extracción de bloques de pizarra en la cantera. “Los bloques de pizarra son extraídos de la cantera con ayuda de explosivos y actualmente cortados con hilo diamantado, para luego ser transportados en camiones a las naves de elaboración”, nos explican desde la empresa con sede en Ponferrada.

Posteriormente llega la esfoliación primaria donde los bloques de pizarra son esfoliados en bloques más pequeños que permitirán ser serrados. Se pone el bloque en la mesa de serrado, se corta en bloques con forma de paralelepípedos de diferentes dimensiones en función del formato final de la pizarra. Estos bloques se conservan en contenedores llenos de agua en espera del labrado.

La operación del labrado se hace manualmente y consiste en abrir el bloque en hojas más o menos finas en función de la demanda del cliente. Esta fase de labrado requiere una gran habilidad por parte del operario que la realiza, siguiendo siempre en todas las etapas de labrado o cortado el laminado natural de la pizarra. El corte es uno de los momentos más claves del proceso. Esta operación permite dar la dimensión definitiva a la hoja de pizarra.

Este corte se hace con máquinas manuales de guillotina y actualmente con máquinas donde la hoja de pizarra se recorta automáticamente con unas fresas de disco. El corte es más o menos ancho determinando así uno de los factores estéticos de la pizarra Por último llega el momento de la paletización. Las pizarras ya recortadas y seleccionadas se colocan verticalmente en palets de madera, listos para el transporte. Estos palets son marcados, indicando la selección, la referencia de la pizarra, las cantidades que contienen etc.

Deja un comentario