Todo lo que debes saber para elegir los nuevos suelos de casa

Aventurarnos en una remodelación siempre es complicado, sobre todo cuando se trata de trabajos mayores, como eliminar o construir paredes, acondicionar espacios exteriores en su totalidad, cambiar distribución de espacios, etc. Y una de las cosas que es especialmente difícil es cambiar los suelos, pues hay una serie de detalles que sino son cuidados, pueden generar muchos problemas en muy poco tiempo.

Es por ello que elegir sabiamente los tipos de suelo, es una de las tareas principales ante cualquier trabajo mayor a realizar en casa. Y para ayudarnos a crear una lista que pueda mostrar las ventajas de diferentes suelos, conversamos con Stocknet, especialistas en venta de todo tipo de productos de limpieza online, papel y maquinaria de limpieza, quienes nos hablaron desde su experiencia en el cuidado de lo suelos y nos recomendaron los suelos más nobles tanto para exteriores como para interiores.

Suelos para exteriores

Los suelos para exteriores deben ser mucho más resistentes a los cambios ambientales, pues son los que estarán por una cantidad de tiempo ilimitada sometidos a los desgastes propios de la intemperie, y debemos asegurarnos de que no sufran desgaste, que perduren en el tiempo, que parezcan intactos y nuevos, pero que además cuenten con los mejores diseños y acabados

Madera

Otorga una sensación de estado natural, es uno de los materiales que más se busca por su belleza estética y es antideslizante, ideal para un jardín con piscina. Su versatilidad le permite ser combinada con diferentes materiales sin perder su atractivo, pero necesita de mantenimiento continuo, que pudiera ser una desventaja a largo plazo.

Versátil Composite

Imita a la madera natural de una forma exquisita, cuenta con diseños y acabados múltiples que pueden ser adaptados al gusto de quien la va a adquirir. Es elaborado a base de resinas sintéticas completamente reciclables, por lo que no se agrieta ni pudre. Una desventaja de este material, es que de romperse alguna pieza, repararla o reponerla puede ser bastante complicado, lo que sacrificaría la estética general del suelo.

Cemento

Los suelos de cemento u hormigón pulido son de un material muy versátil que sirve tanto para interiores como exteriores. Es de fácil instalación y bajo coste. Una desventaja de este suelo es que no tiene un gran impacto visual por su diseño continuo, sin embargo existen diferentes tipos de cemento y puedes escoger el que más se adapte a las necesidades propias del espacio.

Piedra

El suelo de piedra es uno de los materiales más imponentes por su belleza, tanto en su estado natural como pulida. Es un material de gran durabilidad el cual no necesita mantenimiento. Su uso es recomendable en jardines que cuentan con abundante vegetación. Una desventaja de este suelo es que es costoso y necesita mucho cuidado con la instalación. Aunque ciertamente a largo plazo genera pocos gastos de mantenimiento.

Ceramica

La cerámica es por tradición uno de los materiales favoritos en reformas, existen varios tipos de este material como la cerámica de barro la cual presenta un acabado menos refinado dando un aire rústico al espacio. Ideal para exteriores amplios tipo patio con jardines y arbustos. Es fácil de instalar y tiene una gran durabilidad.

Suelos para interiores

Ahora bien,los suelos para interiores necesitan adaptarse a las necesidades propias del espacio y de quienes van a vivir en él, es por eso que hay que escogerlos teniendo la mayor información posible a la mano, de forma que sepamos cual es más conveniente para nuestro estilo de vida y para nuestra propiedad.

Marmol

Los suelos de mármol son los suelos de piedra más comunes en las viviendas en nuestro país, especialmente en el Sur de España. Son muy apreciados, porque el mármol es una piedra noble de innegables cualidades estéticas, inalterable al paso del tiempo. Tienen múltiples ventajas como su belleza, resistencia y riqueza cromática y originalidad ya que al ser una piedra natural, nunca hay dos suelos iguales. Tiene como desventajas que son suelos fríos y necesitan mantenimiento (pulido), tendencia a mancharse y requieren de productos específicos para su limpieza y cuidado.

Ceramica

Los suelos cerámicos o gres son un clásico en los interiores de las viviendas. De hecho, en España tenemos los mejores fabricantes de suelos cerámicos, que exportan a decenas de países y renuevan tendencias cada poco tiempo. Si no quieres renovar cada poco tiempo, lo ideal es optar por suelos cerámicos de un color neutro y un formato clásico, por ejemplo, cuadrado. Varían mucho en calidades, por lo que no es recomendable elegir el suelo más barato., Entre sus ventajas podemos destacar que son suelos muy limpios y fáciles de mantener. Y como desventajas podemos hablar de que resultan fríos, y cuando la calidad no es buena, se rayan enseguida y pueden romperse con facilidad al caer objetos pesados sobre ellos.

Madera

Los suelos de madera son cálidos, acogedores y cuentan con las ventajas y la estética inimitable de los materiales naturales, razón por la que siguen siendo el material de elección al cambiar el suelo en muchas reformas de casas. Como ventajas los suelos de madera son aislantes térmicos (protegen del frío y del calor), confortables y agradables al tacto, y muy higiénicos, porque no acumulan ácaros del polvo. Mientras que como desventajas, son más caros que los suelos de otros materiales, necesitan mantenimiento (acuchillado) periódico y son delicados en su limpieza por su alta absorbencia. A veces no resisten bien los cambios bruscos de temperatura, aunque depende de mucho de si se ha realizado una buena colocación. En ambientes muy secos, conviene humidificar el aire para evitar que se separen las lamas.

Microcemento

El microcemento, se puede aplicar sobre una gran variedad de soportes con un mínimo espesor. Su aplicación es rápida, si bien es cierto que necesita un tiempo de “curación” en el que no se puede transitar. Entre sus ventajas podemos destacar que su estética mineral es muy agradable y permite realizar reformas parciales limpias, ya que no se genera escombro. Las desventajas son que no se pueden limpiar con productos abrasivos como la lejía ni resisten la acción de los ácidos. Son delicados porque se rayan fácilmente; hay que poner protectores en patas de muebles, sillas, etc.

Sin duda, la elección de los suelos sea para interiores o exteriores dependerá mucho de las necesidades propias de cada grupo familiar, empresa, pareja o individuo, lo que sí es muy necesario, es elegir el material que más se adapte a esas necesidades y que sea sencillo de mantener, pues el ritmo de vida actual, es muy complejo como para dedicar demasiado tiempo en proteger y cuidar los suelos.

Ahora bien, buscar inspiración para remodelar, renovar o restaurar nuestros espacios es muy sencillo y si no estamos muy seguros, hablar con un especialista siempre puede ser nuestra mejor herramienta, no solamente para definir el estilo que queremos, sino para que nos hable de la calidad de cada uno, del tiempo de instalación y de los costos propios de cada uno de ellos.