Un viaje a la época renacentista de Úbeda y Baeza

Image source - Pexels.com
Estos dos tesoros del renacimiento aguardan a ser descubiertos por los viajeros situados muy próximos al mayor espacio natural protegido del país, el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Desde ahí, invitan a todo el que se le acerque a recorrer sus calles empedradas, recrearse en la belleza de su infinidad de palacios, iglesias y plazas, contemplar desde sus miradores la inmensidad del mar de olivos jiennense; además de disfrutar de una rica y variada gastronomía que tiene al aceite de oliva virgen extra como protagonista indiscutible.
Image source - Pexels.com
Estos dos tesoros del renacimiento aguardan a ser descubiertos por los viajeros situados muy próximos al mayor espacio natural protegido del país, el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Desde ahí, invitan a todo el que se le acerque a recorrer sus calles empedradas, recrearse en la belleza de su infinidad de palacios, iglesias y plazas, contemplar desde sus miradores la inmensidad del mar de olivos jiennense; además de disfrutar de una rica y variada gastronomía que tiene al aceite de oliva virgen extra como protagonista indiscutible.

Estos dos tesoros del renacimiento aguardan a ser descubiertos por los viajeros situados muy próximos al mayor espacio natural protegido del país, el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Desde ahí, invitan a todo el que se le acerque a recorrer sus calles empedradas, recrearse en la belleza de su infinidad de palacios, iglesias y plazas, contemplar desde sus miradores la inmensidad del mar de olivos jiennense; además de disfrutar de una rica y variada gastronomía que tiene al aceite de oliva virgen extra como protagonista indiscutible.

Estas dos ciudades se jactan de haber sido escenarios de largometrajes y fuentes de inspiración de múltiples poetas, literatos y artistas, que han confesado en más de una ocasión los paseos inspiradores por sus diferentes rincones, disfrutando desde sus cerros de bellos atardeceres y del sosiego que emanan sus callejuelas.

Y es que para el visitante es como hacer un viaje en el tiempo hacía épocas ya olvidadas, en donde cientos de tesoros escondidos les esperan. Quizá la principal razón para haber recibido el título de Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO en el 2003 como ciudades vivas y dinámicas, con una extraordinaria oferta cultural, turística y gastronómica.

Así, el conjunto monumental renacentista de Úbeda y Baeza se posiciona como  uno de los destinos predilectos para los amantes de la historia, el arte y el patrimonio cultural; y las máximas exponentes en el sur de Europa de la grandiosidad de la etapa del Renacimiento. Así, reciben gran cantidad de viajeros de todas partes del mundo, que le visitan desde que el nombramiento de la UNESCO dio a conocer el inmenso legado que encierran.

Y es que, junto a Jaén capital, estas dos ciudades conforman el triángulo monumental del Renacimiento del Sur gracias a la obra del arquitecto Andrés de Vandelvira -protegido por una de las figuras más influyentes del Renacimiento, el secretario de Estado del emperador Carlos V, Francisco de los Cobos– cuya impronta no sólo está presente en la capital jiennense, en Úbeda o en Baeza, sino en multitud de localidades de todo el territorio provincial como Sabiote, Canena, Villacarillo o Huelma, entre otras.

Úbeda, legado de la realeza

La primera vez que vayas a Úbeda te aseguramos que la riqueza de sus edificios te dejará sin palabras. Esta ciudad que en la antigüedad se encontraba amurallada, hoy concentra sus principales atractivos alrededor de la Plaza Vázquez de Molina.

No obstante, esto no quiere decir que igual el resto del lugar no valga la pena para perderse entre sus calles, admirando sus casas centenarias.

Por supuesto, la ciudad tiene sus paradas obligatorias. Y el equipo de guías turístico de Visita Úbeda y Baeza nos comentan cuales son:

  • La Basílica de Santa María de los Reales Alcázares

Esta es, sin duda, la iglesia de mayor importancia de Úbeda y su nombre hace mención al antiguo Alcázar que se levantaba junto a ella. Su fachada es propia del siglo XVI y sirven de preámbulo a una mezquita tan antigua y llena de historias que  hasta se han encontrado restos tanto romanos como de la Edad del Bronce. Es de estilo gótico mudéjar y para entrar en ella primero deberás atravesar su claustro de columnas de piedra que de seguro te invitarán a sacar tu cámara e inmortalizar el momento.

  • La Sacra Capilla del Salvador

Hermosa capilla inspirada en las iglesias italianas renacentistas, la Sacra Capilla del Salvador es un recinto de carácter funerario, que fue encargado de construir por Francisco de Cobos, secretario de Carlos V, natural de Úbeda, con el fin de que sus restos descansarán en dicho lugar.

Se empezó a levantar en 1536 por Diego de Siloé, pero en 1540 Andrés de Vandelvira le tomó el relevo y ahora espera cientos de turistas para maravillarlos con su esplendor tanto fuera, como dentro.

  • El Palacio Juan Vázquez de Molina

También conocido como el Palacio de las Cadenas, el Palacio Juan Vázquez de Molina es sede del actual Ayuntamiento de Úbeda. Comenzó a construirse en 1562 bajo la batuta de Andrés de Vandelvira para Juan Vázquez de Molina (sobrino de Francisco de Cobos y también secretario del rey), el cual, al no tener descendencia, lo convierte en un monasterio. Los tres cuerpos de su fachada son un ejemplo perfecto del más puro estilo renacentista de la época.

  • El Palacio Vela de los Cobos

Se trata de un palacio del siglo XVI que ha sido conservado en perfecto estado y figura  como propiedad de una familia ubetense. Orgullosa de ser otra de las grandes obras de Andrés de Vandelvira, fue realizada por encargo del regidor Francisco Vela de los Cobos y ahora está abierta al público junto a la plaza del Ayuntamiento.

  • La Iglesia de San Pablo

La Iglesia de San pablo, junto a la iglesia de Santa Cruz de Baeza, representan las iglesias más antiguas de Andalucía. Es de estilo románico, aunque tiene añadidos góticos y renacentistas, y fue construida durante época visigoda. Se encuentra en la plaza Primero de Mayo, centro neurálgico de la ciudad en el siglo XV.

  • La Sinagoga del Agua

No hace mucho, un promotor que había adquirido unas casas en las que quería construir apartamentos, descubrió por casualidad los restos de una vieja sinagoga. La recuperó, puso en valor y abrió al público en 2010 a cuenta de tratarse de una sinagoga judía anterior al siglo XIV.

Este interesante lugar consta de seis salas, decoradas con antigüedades del propio promotor inmobiliario, entre las cuales destaca un mikvéh, el tradicional baño judío.

Las catedrales y universidades de Baeza

Por su parte, Baeza no se queda atrás en atractivo turístico, y es que, aunque Úbeda le gana en tamaño, con hasta el doble de su población, ambas podrían competir en protagonismo cultural.

Si Úbeda es casi como estar dentro de una obra artística, Baeza la iguala en belleza; por lo que al estar tan cerca una de la otra, es más que un desperdicio no visitar esta ciudad.

Aquí también podemos encontrar invaluables tesoros del Renacimiento, entre los cuales figuran:

  • La Catedral de Baeza

Esta catedral, al igual que todas las demás iglesias de la historia, se levanta al lado de una mezquita árabe. De hecho, aún quedan algunos arcos islámicos, cegados y ocultos.

En el lugar se pueden distinguir dos estilos bien diferenciados. Esto porque el terremoto de Lisboa de 1755 tiró abajo parte del edificio y tuvo que ser reconstruido. Sin embargo, su mayor atractivo es su custodia procesional.

  • La fuente de Santa María

Se encuentra entre la Catedral y el Seminario de San Felipe Neri, y es sin duda uno de los símbolos de Baeza. Fue construida en el siglo XVI por el arquitecto renacentista Ginés Martínez y además de suministrar agua se encargó de engalanar la parte noble de la ciudad cual arco triunfal romano.

  • La Plaza del Pópulo

La Plaza del Pópulo es uno de los rincones más bonitos que encontrarás en Baeza. En ella se encuentra el edificio de las Antiguas Carnicerías, la que fue la Audiencia Civil y Escribanías Públicas, así como el Arco de Villalar y la Puerta de Jaén. Mientras que en el centro, la Fuente de los Leones, traída en el siglo XVI desde la ciudad iberorromana de Cástulo, se roba todo el protagonismo de la impresionante escena.

  • El Antiguo Seminario San Felipe Neri

Este Seminario fue fundado en 1660 y funcionó como tal hasta que sus funciones fueron trasladadas a Jaén en 1921. Luego, en 1990 abrió sus puertas como sede de la Universidad Internacional de Andalucía, y ahora su sobria fachada también luce numerosos vítores pintados por los estudiantes.

 

  • El Palacio de Jabalquinto

Prácticamente al lado del Antiguo Seminario San Felipe Neri se encuentra el Palacio de Jabalquinto, actual campus Antonio Machado de la Universidad Internacional de Andalucía.

Este fue mandado construir por el señor de Jabalquinto, primo segundo del rey Fernando el Católico y goza de una fachada como pocas, ampliamente ornamentada y con alguna que otra representación erótica. Además de que tiene un patio al estilo renacentista, con una espectacular escalera barroca que no te puedes perder.

  • Iglesia de Santa Cruz

La iglesia de Santa Cruz, ubicada justo frente al Palacio de  Jabalquinto, presume de ser la iglesia románica mejor conservada de Andalucía, pues aunque la de San Pablo de Úbeda le sigue los pasos, la de Santa Cruz mantiene su diseño en mejor estado.

Esta data de finales del siglo XIII y fue construida con motivo de la conquista de Baeza por Fernando III y por supuesto, con el paso de los años,  ha sufrido alguna que otra reforma y transformación.

  • La antigua universidad de Baeza

Es uno de los mejores ejemplos de arquitectura civil que puedes encontrar en Baeza. Su origen data del siglo XVI, mucho antes que las universidades de Úbeda o de Jaén.

La misma ha mantenido su propósito de enseñanza y hoy en día sigue siendo un instituto. Una vez allí, no te puedes perder ni su paraninfo ni el aula de Antonio Machado, donde el poeta impartió clases de francés.

 

artículos relacionados

Otras historias que pueden interesarte

El color en las paredes de tu hogar, un sinónimo de alegría y felicidad

El color es siempre un factor diferencia para todo objeto que se precie. Es el elemento que más puede hacer destacar a una cosa o a una persona por encima del resto. Y no cabe duda de que, en una sociedad como en la que vivimos, caracterizada por el fuerte peso que tiene la imagen, eso es realmente importante. A nadie se le escapa el poder que representa el color y también su significado. Porque sí, el color siempre encierra un significado. Y es que no es lo mismo un amarillo pálido que un azul turquesa.

LEER MÁS »

La meditación cambió mi vida

Soy un tío feliz. Que confío en mis posibilidades, que soy capaz de darme cuenta de todo lo que tengo a mi alrededor y valorarlo. De esas personas que no ha necesitado una pandemia para darse cuenta de que soy feliz, de tengo lo que necesito y de que sin mucho se puede ser feliz. Tengo una pareja estupenda y lo mismo hasta nos casamos. Ahora bien, esto no siempre ha sido así. Hoy quiero contar mi historia, pero comenzando desde el final. Como si fuera una película, hacemos un flashback para recordar que hasta llegar a este punto hay que hacer muchas cosas.

LEER MÁS »